la vida es simple y clara..

martes, junio 10

atrapada en el tiempo esperando el salvataje.
como si fuera fácil rescatarme, te grité con toda mi fuerza para que me saques del abismo.
y llegaste, pero esta vez eras dinstinto.
no eras el Dios que esperaba.
repleto de imposibilidades, harto de los suburbios, del humo de ese interminable cigarrillo.
llegaste y me miraste fijo mientras yo me enloquecía por salir.
te arrimaste unos pasos, y con ese tono de voz tenue tan característico de mi otro Dios dijiste:
"de vos depende el gran salto.."

y me dió tanto miedo pensar que yo podría ser la propia artífice de mi destino.. que me desperté.

No hay comentarios:

¡llevo valor, llevo juventud!